Tire la cadena. Columna publicada el 10.2.2013 en el diario Perfil y en Perfil.com

Al parecer, señora, la que usted identifica como “cadena del desánimo” incorpora cada día nuevos eslabones y extiende su malestar. Sindicatos, artistas, vecinos de los barrios, organizaciones sociales. No sólo empresarios o interesados, también personas humildes, humilladas, han comenzado a decir lo que de verdad piensan y sienten.

Hasta hace un tiempo se podía delimitar el conflicto a la batalla con la “corpo” de medios de Clarín, de los que usted y Néstor eran tan amigos hasta que se pelearon por quién sabe qué, pero ahora la bronca salta por todas partes como si la calentura general hubiera alcanzado su punto de hervor.

Basta con mirar la superficie de la sociedad para apreciar cómo revientan los globitos de furia. Gente indignada que reacciona con insultos, “escracha”, golpea, maltrata; se ataca en un texto, se odia en la tele. Entre globo y globo, mentira y mentira, violencia y violencia, sensación térmica y de inseguridad, la mayoría se consume a la lenta velocidad de la sombra y se evapora en la sopa humeante del día a día.

Treinta años de democracia ya, 22 de peronismo. El país gira en el eterno retorno a una versión de lo mismo –menemismo, kirchnerismo, cristinismo–, a una promesa que nunca se cumple. Y por lo que se ve venir, otra vez sopa.

Su cadena, señora, digamos, la del “ánimo”, la que paga con 2.500 millones de pesos para sostener diarios, revistas, radios, productoras y canales de televisión, mercenarios que ejercen de periodistas, aplaudidores, funcionarios inútiles, más el fútbol, más la suya, la propia, la que usted intenta todos los días por Twitter, o día por medio, cuando “a partir de este momento transmite la cadena nacional…” y se dedica a interrumpir en los hogares a la hora menos conveniente, la verdad es que está como en un coma profundo, no registra actividad cerebral.

Es una metáfora, señora, una manera de aludir a la escasez de ideas, a la repetición de las formas y de los discursos, a un intento de comunicación directa y personal que ya no produce efectos. Al punto tal que, aun antes de que usted hable, el cada vez más molesto oyente presiente que será “más de lo mismo”. La polémica, los comentarios, se apagan en las redes a la media hora y cuando llegan a los diarios del día siguiente sus anuncios se pasan de largo como noticias viejas, de otro tiempo. Salvo, claro, cuando las supuestas medidas benéficas, como la reducción del impuesto a las ganancias en un porcentaje mínimo, o el aumento ofrecido a los maestros, irritan aún más.

Paga mucho, demasiado, por muy poco, señora. Y aun cuando los fondos para mantener su “imagen” no salgan de su bolsillo, deberían importarle los resultados del esfuerzo que hacen los contribuyentes con sus impuestos. Como usted sabe, señora, el poder y el dinero no cambian a nadie, lo muestran. Y, si bien se mira al espejo de esta realidad, señora, no debería gustarle nada lo que ve.

Así es que, a estas alturas, cabe la pregunta: ¿Y si tira la cadena, señora? Es decir: ahorra dinero y abandona esta estrategia tan costosa de cooptar todos los medios, esta fuga acelerada, improductiva hacia adelante, y sencillamente, tira la cadena, para ver cómo el remolino se lleva para siempre a Boudou, Débora Giorgi, Randazzo, Timerman, Guillermo Moreno, Luis D’Elía, Aníbal Fernández, Puricelli, Gerardo Martínez, a los “gordos”, a los serviles del Indec, y más.

No juntos, no todos a la vez. Uno por día, o por semana. Sin discursos, sin anuncios, sin “mensaje al país”, los despide a solas, sin cámaras, sin dependientes, sin ganapanes, sin alcahuetes, mercenarios obligados a alabar y aplaudir, sin los pibes “para la liberación”, sin necesidad de pagar por nada. Por su gobierno, pero también por su salud política. Si lo logra, en seis meses se va a sentir como nueva.
*Periodista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s