Oyente Solitario- Carta a Cristina. Editorial de ¨Locas Pasiones¨ AM 1110

A partir de este momento, como todos los miércoles a las 13 hs por “laoncediez” radio de la ciudad, transmite la cadena nacional de emisores indignados.

Habla al país…

Pero no hoy. Hoy no…

Hoy…habla nadie. Un nadie. Uno de esos a los que se refieren en las pintadas callejeras. Seguro habrás leído esta: “Nadie se hace responsable, vote por nadie”

El oyente solitario, ese que nadie conoce, ha resuelto callar para dejarle su lugar al nadie que lo conoce. Y nadie, tímido como es para hablar, ha decidido escribir. Callar y escribir. Nadie necesitaba dirigirse casi personalmente a la jefa del Estado para hacer saber lo que piensa. Pero él ignorado nadie ha resuelto hacerlo, guardando las formas del respeto a su cargo y a su investidura.

Nada de mail, ni de tuiter, nadie le escribió una carta a la señora y la quiere enviar por este medio, expreso y certificada. Como en los viejos tiempos, cuando el remitente quería asegurarse la recepción por parte del destinatario.

Así es que, aquí va…

Señora presidente de la Nación

Doctora Cristina Fernández de Kirchner

De mi mayor consideración:

Soy Nadie, un ciudadano argentino, conocido – sólo por algunos amigos y familiares – que dispone hoy, gracias a la generosidad y la gentileza del “oyente solitario”, de un breve espacio en la radio pública de la Ciudad. “El breve espacio en el que no estás”, dice una canción de Pablo Milanés.

Como usted sabe a esta radio, patrimonio de los ciudadanos de Buenos Aires, en los años noventa le saquearon la frecuencia que tenía en el centro del dial para cedérsela al empresario Daniel Haddad y la condenaron a un extremo, el 1110, donde ya no pudo escucharse con la potencia y la claridad debida. La 710 inmediatamente se convirtió en la popular radio 10 y pagó con intereses el favor que le hizo el gobierno que entonces encabezaba Carlos Menem.

?Lo recuerda a Menem? Supongo que sí porque usted y su marido, Néstor Kirchner, lo consideraron en su momento como el mejor presidente de la historia.

Bueno, para terminar con esta breve introducción debo decirle que, lamentablemente, a pesar de las protestas, nadie defendió a la modesta radio de la Ciudad.

No la acuso de nada, señora, por favor, comprendo que en la acción política – como en cualquier actividad – uno no siempre dice y hace lo que quiere. Aunque, perdóneme que cite nuevamente al cantautor cubano Pablo Milanés, el dice en su tema ” uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene al menos el derecho de no hacer lo que no quiere”.

Por otra parte, me imagino, usted y Néstor tendrían otras cosas más importantes de las que preocuparse. En esa época, a pesar de que Menem fue reelecto con más del 50% de los votos, ya se podían advertir las consecuencias que tendría la aplicación de aquél plan devastador que ustedes apoyaban, como amigos que eran del ministro Domingo Cavallo. Recuero que uno de sus secretarios actuales, Oscar Parrili, fue el miembro informante cuando  aprobaron la privatización de YPF.

Que curiosas las coincidencias. Menem reelecto gracias a lo que también llamaban “modelo”.

Seguramente le sorprenderá mi memoria, tratándose de un Nadie. Pero, ¿sabe qué pasa?. Llevo mucho tiempo ya viviendo aquí y escuchando verdades que con los años se convierten en mentiras. Nadie, o sea yo, dice la verdad

En fin, no quiero hacer más larga la historia que todos conocemos.

Mi propósito era presentarme, decirle quien soy y antes que encargue la tarea a los servicios de inteligencia, le pido por favor que no gaste ni utilice más recursos del estado en un tipo que se considera a si mismo un “nadie”, uno de esos a los que usted llama equivocados, o engañados por Clarin, o por vaya a saber quién. Por no ofenderme más: porque usted, en su desprecio a los nadies, nos ha llamado de todo.

Tranquila, señora, no se enoje, qué mal podría hacerle un nadie a usted.

El objetivo de máxima para un nadie en este país es que le permitan protestar cada tanto, decir lo que le pasa, callar y seguir. Seguir, andar, laburar  tratar de sobrevivir.

Escribirle una carta a usted gracias al espacio cedido por otro Nadie es un modesto lujo, una oportunidad única que todavía se me permite. En suma, un gustito, nada de un nadie. Me deja hablar un ratito, hace como que me escucha y a otra cosa.

Tenga en cuenta que no soy un economista, ni mucho menos. Tampoco un político. No tengo intenciones de competirle en cifras, ni en nada. Como podría un nadie competirle a usted que es una abogada tan exitosa y experta en todas las cuestiones del discurso y el maquillaje.

A esta altura se preguntará ? y para que te dirigís a mi entonces? ? para qué gastás letra y tiempo en hablarme si sabés que no te voy a escuchar?

La verdad es que no lo sé. Debo reconocerle que no lo sé. Pero algo en mí me lleva a intentarlo. Al menos como para dejar constancia ante mis hijos o mis amigos de que no pasé por la vida sin intentar cambiar algo.

Es por eso, no más.

Por otra parte, todo lo que tengo para decirle, usted ya lo sabe, señora.

?O no?

Ve, esa es la duda que me impulsa. Porque…como usted fue tan exitosa como abogada que pudo hacer una fortuna de casi 70 millones de pesos, tal vez, digo, tal vez hace rato que no viaja en tren. No digo ya en el Sarmiento. En cualquier línea. Y por ahí usted no sabe, o no le cuentan,  lo que es apretarse a la seis de la mañana en el Sarmiento. Claro, comprendo, usted no está ya para eso. Quizá no lo estuvo nunca porque hizo su fortuna tan jovencita y tan rápido. Aún así le agradezco que esté tan preocupada.

Por las dudas le recuerdo: el 22 de febrero murieron 51 personas aplastadas en la estación de Once. Gente, personas, padres, madres, hijos, que se levantaron a las seis de la mañana para ir a trabajar y a las ocho estaban muertos. ?Le contaron eso, comprende lo que fue eso para sus familiares, para todos?

Digo, no, porque no se le escuchó ni una palabra de consuelo en el momento y ni siquiera se le ocurrió obligar a renunciar a los funcionarios responsables. ? De vido todavía es ministro, no?

?Qué espera señora?

?Se da cuenta de lo que le quiero decir, señora?

Muchos de los nadies que estábamos en la calle el pasado 8 de noviembre, quizá sólo queríamos eso, al menos, que nos consolara, que se apiadara de nosotros.

Yo estuve ahí. No llevé carteles, ni bandera. Casi no abrí la boca. Apenas si alcé un poco la mano a una cámara por si usted estaba mirando. Era como decirle: ey, señora, aquí estamos los nadie. Yo y unos cuantos más. Los nadie. Los que no podemos discutirle a usted sobre nada, ni sobre historia, ni sobre economía ni política.

Los que apenas si llamamos la atención sobre lo evidente: que de los treinta años de democracia ustedes gobernaron más de veinte y que, me parece, no se vaya a ofender, todos sigue más o menos igual

Pero, a cambio, gente que habla en su nombre nos despreció después como si nosotros les hubiéramos arruinado una fiesta.

Ultraderecha, procesistas, fachos, clase alta. ¿A quién le decían, me preguntaba? Si Boudou no estaba en la marcha, ni Anibal Fernández, ni Manzano, ni Gerardo Martínez, que ese sí era informante de la dictadura, ni el coronel Berni…?a quién le decían eso los que hablaban en su nombre?

Digo ustedes porque Menem, Manzano, que ahora está con ustedes también, los Lezcano, Cavalieri, Pedraza, el que está en cana por el asesinato del pibe Ferreyra, Miceli, la de la bolsa, todos esos son peronistas como ustedes, ?no?

Era eso nomás. Decirle: señora. Mire que no cambio nada. En treinta años, de los cuales ustedes gobernaron veintipico, no cambió nada. No sé si usted se cree la que le relatan. Pero la verdad es que los que nada tenían, nada tienen. Y que los que más ganaban, ganan más todavía. Y si usted mira a su alrededor verá que los que trabajan con usted, sus jovencitos de La Campora, como el Recalde de Aerolíneas que cobra tres sueldos, la pasan bien y gastan por demás.

Yo, como le digo, sólo le cuento lo que veo porque ando en la calle desde hace muchos años. Usted dice que el modelo nos va a incluir a todos y uno dice: ojalá. Pero ya pasaron nueve años, señora, de la parte que le tocó a ustedes.

?le parece que falta mucho?

Ey, acá, mire para abajo señora, yo soy uno de esos que levanta la mano para hacerle saber que está en la calle, uno del millón, uno del montón.

Dicen que queremos dólares. le digo, señora, que si fuera por eso habría venido con una bandera con la imagen del compañero Néstor,  porque a él sí que le gustaban los dólares. ? Se acuerda cuando se compró 2 millones de dólares justo antes de que aumentara el precio? !Que visión para los negocios tenía el compañero Néstor, eh! Ese sí que sabía de economía.  Y usted después se los cambió a pesos. Diga que él ya no estaba, no sé si le hubiera gustado eso. Pero cuando se tiene tanto como ustedes, más de 70 millones, que importa si son pesos a dólares. Ya no hay que preocuparse por nada, ?no? Con tantos hoteles, y terrenos y departamentos en Puerto Madero, para comer no le va a faltar por unos añitos.

Y es ahí donde pienso, señora, si me permite, donde pienso, ya que ganaron tanto, que tuvieron tanta suerte como abogados exitosos que en apenas un par de años de profesión hicieron tanta guita, porque enseguida empezaron a trabajar en el Estado, como funcionarios públicos, o sea cobrando de la plata de los impuestos, ya que les fue tan bien, que no necesitan más, ni ustedes, ni sus hijos, ni sus nietos, digo entonces, si me permite señora, ? no sería el gran momento de cambiar, de tratar de ser lo que no han sido hasta ahora?

Usted ya está en la historia, va a figurar en los libros con foto y todo. y en you tube y en películas, en todos lado. y saldrá linda, emocionada, bien vestida, y tendrá busto, y estatua, y calles con su nombre. Usted ya tiene todo eso. Entonces, digo, que le cuesta abrirse, escuchar, recibir a la gente y preguntarles qué piensan. Si les fue bien con las ideas de los otros, como la de la asignación universal por hijo, porque no pedir más. Le quedan tres años como  para despedirse a lo grande.

Pero…Ahora mismo, a la vez que le digo esto, pienso también que si no escucha a los que saben, a los que la quieren, menos va a escuchar a los que salimos a la calle, a los nadie.

Y menos a un gil que se cree que porque un día lo dejan hablar en la radio de la ciudad, que ya la condenaron en la época de Menem, puede escribirle a usted que está tan ocupada hablando por la cadena nacional.

Tiene razón.

Perdone el atrevimiento.

No se va a repetir esto de dirigirme a usted como si yo fuera una persona, un ciudadano con derechos y usted mi empleada.

!qué gracioso, eso, no! El otro día escuché a otro nadie que decía eso. Que usted era nuestra empleada. Y…la verdad que tenía razón. ¿De dónde sale toda la guita que usted tiene y gasta? A ver si ma la creo, eh, señora y le digo: usted es mi empleada. Termine con eso de que nos da algo y que hay que agradecerle por eso. Los nadies no tenemos que pedirle ni agradecerle nada. Para eso le pagamos y muy bien, y durante muchos años, para que haga bien su trabajo.

?Se imagina usted empleada mía? me da mucha risa, perdone si me tiento porque me imagino el momento. Yo diciéndole a usted: Cristina, no mientás más con la inflación, no niegues los problemas, hacete cargo de lo que pasa. Barré y limpia el gabinete de ministros hay mucha basura bajo la alfombra y se contamina todo,  la gente se intoxica y muere. Muere gente Cristina, los años pasan y muere gente muerta o muerta en vida, porque entre una cosa y otra, entre Menem y los diez de ahora ya le comieron veinte años. Yo sé que vos no robás porque ya no necesitás más, pero fijate lo que pasa a tu alrededor, chorean y al otro lado de la cadena de corrupción muere gente, Cristina, muere gente.

Perdón, derrapé un poco.

Lo que pasa es que uno veces cree que esto de la democracia es verdad. Que la división de poderes existe, que la justicia funciona y que los ciudadanos somos los que verdaderamente tenemos el poder.

Los nadies no sabemos de qué poder hablan. Porque lo único que de verdad podemos es salir a la calle a protestar. Y cuando lo hacemos nos ningunean o nos dicen de todo.

En fin, fue por eso que me decidí a escribirle señora. Porque no creo que usted se haya enterado de lo que hace ese Boudou, o de lo que dice ese Anibal Fernández. Estoy seguro de que de saber lo que hacen y dicen desde hace tantos años usted los hubiera echado a patadas. Mire si a una Evita le tocaba un Aníbal Fernández, que humillara a la gente. Mamita. Evita lo sacaba a cachetazos. Usted, que tanto la ama a Evita y quiere parecerse a ella, seguro que no lo hace porque no se entera.

Claro, no puede estar en todo. Entre que hace la gimnasia de la mañana y tarda un tiempo en pintarse y arreglarse y habla por la cadena nacional o toma el avión, no puede saber en que anda cada uno.

Perdón, otra vez me salí del camino, ya termino.

Lo que pasa es que uno no tiene la oportunidad de escribirle a su presidenta todos los días. Y yo, modestamente, en este momento represento a millones de nadies. Usted me dirá; presentensé a elecciones y veremos qué pasa. Y ahí sí, señora, que viva, ahí si que me gana. ?Yo no tengo aparato ni guita para mantener punteros o subsidios. ?

Yo ahí ni me presento. Pero en la calle sí, eh, si usted quiere ver cuántos nadies somos en la calle, si usted no nos escucha, le prometo que cada vez seremos más para gritarle que si no mejora su comportamiento, su rendimiento y no cumple con su trabajo, la despediremos cuando termine su contrato.

Y sin indemnización ni jubilación de privilegio, porque ya cobró bastante y durante muchos años del Estado. Si no le gusta nos hace juicio a todos.

Espero que me lo haga a mí. Mejor que me lo haga.

Porque yo sí se lo voy a hacer a usted y a todos los que chorean en su nombre. Un juicio por el que espero que alguno, alguna vez, vaya en cana. Por los muertos de cada día, por los de Once, por Mariano Ferreyra, por los pibes de Cromagnon, por tanta gente que mataron durante tantos años

Ese día, cuando se dicte la sentencia, verá entonces como pintamos todas las paredes del país. Nuestra consigna será:

“Nadie cumple, vote a nadie”

 

Sin otro particular, aprovecho la oportunidad para decirle que los nadies no olvidamos ni perdonamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s